Segundo ataque!


Podríamos dedicar un libro entero a hablar sobre la temática de la que se trata el artículo del día de hoy. Cuando hablamos de acciones a balón parado (ABP), existen muchos factores que los entrenadores tenemos que tener en cuenta. Creo que cada uno de nosotros lleva consigo un pequeño cuaderno con varias de estas jugadas programadas para la fase de ataque: cada una con sus distintas variantes y progresiones, por lo que hay miles disponibles.

Es por eso que el análisis de hoy no pondrá tanto foco en las jugadas a balón parado en sí, sino a lo que ocurre algunos segundos después de un córner fallido, un tiro libre o un penal.

Segundo ataque

“Centrar no tanto para logra anotar inmediatamente el gol, sino para recuperar la segunda pelota y finalizar con un disparo en la segunda acción” M. Perarnau

Entonces, ¿qué es el segundo ataque?

Desafortunadamente, no logré hallar ninguna definición de esta parte del juego hecha por algún profesional. Por lo tanto, intentaré crear una propia a partir de este artículo. Se trata del momento luego de que llega nuestro centro al área, cuando algún jugador rival toca la pelota sin lograr mantener el control de la posesión, lo cual crea una segunda oportunidad para anotar un gol.

Primer ataque: suele ser un ataque realizado contra la defensa rival organizada

Segundo ataque: suele ser un ataque realizado contra la defensa rival desorganizada

Suena muy simple la diferencia entre ambos términos, y uno puede creer que se trata de un momento que se repite incontables veces durante el transcurso de un partido. Sin embargo, cuando se analiza el partido desde este punto de vista, la realidad es que estas situaciones se dan a cuentagotas (si alguien tiene material extensivo analizando las segundas jugadas en ataque, y puede compartírmelo, por favor déjemelo saber 😉).

Cada vez más, los jugadores de este fútbol moderno defienden los envíos directos en su área. Si vemos cómo defendió el Francia campeón del Mundial de Rusia 2018, será imposible no tener la impresión de que todos los jugadores estaban defendiendo en las jugadas a balón parado. En este caso, obtener la posesión a través de un segundo ataque será mucho más difícil para el equipo atacante. Sin embargo, como suele pasar en el fútbol, todo depende de un conjunto de factores.

En el siguiente video, podrán ver los distintos momentos que caracterizan al primer y segundo ataque, desde la visión del equipo que ataca.

Segundo ataque – Juego abierto

Por supuesto que un rebote o muchos jugadores intentando conseguir un remate en un espacio pequeño dentro del área cuentan como oportunidades de segundo ataque. Las segundas oportunidades no siempre se nos van a permitir con mucho espacio para desarrollar el ataque.

El área será siempre un espacio demasiado pequeño para atacar, dado que la mayor parte de los jugadores se concentrarán ahí. Usualmente, durante el segundo ataque será donde los atacantes pueden llegar a tener superioridad en términos del posicionamiento.

Segundo ataque: Superioridad en el posicionamiento

Segundo ataque en jugadas a balón parado

El segundo ataque suele darse comúnmente durante las jugadas a balón parado, fase de juego que podemos entrenar y adaptar con muchas variantes. Usualmente, los técnicos prestan mucha atención – al planificar cada tiro libre o saque de esquina – a quiénes son los jugadores que se verán directamente involucrados en la jugada. Pueden ser que sólo ellos se involucren, lo cual supondría que rematamos al arco, dado que el resto de los jugadores no tuvo que realizar la transición defensiva. Sin embargo, ésta obviamente no es la regla. Podemos quedar desbalanceados en la transición, posibilitando que el rival anote de contraataque luego de un balón parado a nuestro favor. Es por eso que será necesario planificar cuáles de nuestros jugadores serán los encargados de pelear por una posible segunda pelota, lo cual nos posibilitará tener un segundo ataque.

Jugadores responsables de proteger el área del rival

Si ubicamos a estos jugadores en el espacio correcto, podremos mejorar las chances de recuperar la pelota e iniciar el segundo ataque. Cuando esto ocurre, nuestros jugadores de mayor talla  o con mejores habilidades para cabecear deberían permanecer en el área en búsqueda de una nueva oportunidad para anotar. Tomas Petrasek de Raków Częstochowa hace esto de manera notable en nuestra Liga polaca, dado que es un excelente cabeceador. Cuando analizo sus goles anotados, la mayoría proviene directamente de saques de esquina o tiros libres, pero algunos fueron marcados algunos segundos después de las jugadas a balón parado. Aquí hay un ejemplo de un marcado por Petrasek luego de un segundo ataque:

Saque de manos – Primer ataque
Movimientos realizados entre el primer y segundo ataque
Gol anotado en el segundo ataque

Sin embargo, esta acción no hubiera podido llevarse a cabo sin el excelente posicionamiento de sus compañeros de equipo, lo cual mejora las probabilidades de ganar la posesión en segunda instancia, llevando adelante el segundo ataque.

Segundo ataque – Visto desde la perspectiva del defensor

Es muy difícil mantener una correcta organización en defensa luego de haber despejado el balón desde el área. Esto se da así principalmente por dos razones:

1. Achique defensivo

2. Los defensores suelen prestarle atención a la pelota, intentando ver hacia dónde se dirige. Esta situación es muy propicia para que se pierdan marcas.

Los jugadores que entran al área tienen la posibilidad de tomar posesión de la pelota en el segundo ataque. ¡A medida que se acerca la pelota al área… mantén tu posición! Esto es lo que hizo Salah para anotar en el duelo entre Liverpool y Leeds por la primera fecha de la Premier League. A medida que se aproximaba el centro, mantuvo su posición, logrando impactar un balón desviado en el segundo ataque.

Gol de Salah

Otro ejemplo:

Segundo ataque

También, puedes alejarte del punto del penal al momento del centro, tal como lo hizo Jimenez para los Wolves.

Gol de Raúl Jimenez

En estos dos casos, probablemente hayas perdido a tu marcador, que estará enfocado en seguir la trayectoria de la pelota.

Resumen

El segundo ataque puede ser una oportunidad muy efectiva para generarle daño al rival, dado que sus jugadores no suelen estar tan bien organizados en la segunda jugadas como sí lo están en la primera. El concepto puede ser utilizado para cualquier tipo de equipos (pueden observar el video de mi equipo, más abajo). Por supuesto, esto no significa que yo recomiende hacer prácticas especiales para los equipos juveniles. No obstante, el segundo ataque es, también, una reacción a la pérdida de la posesión (transición defensiva), por lo cual cuando se analiza esta fase, el segundo ataque puede ser consecuencia de una buena transición de un buen ataque a una defensa… o básicamente a un nuevo ataque. 😉

Otro ejemplo:

Mi equipo U17 Śląsk Wrocław

¿Disfrutaste la lectura de este artículo? Siéntete libre de compartirlo a través de las redes sociales o de contactarme en caso de tener consultas. También puedes leer todos mis otros artículos o mirar los webinars en inglés/ Español

Link a los webinars (pronto en español)

Link a los artículos

Si te interesan más las cuestiones tácticas, puedes descargar mi ebook gratuito: Perfil táctico de Marcelo Bielsa.

Dodaj komentarz

Twój adres email nie zostanie opublikowany. Pola, których wypełnienie jest wymagane, są oznaczone symbolem *

Witryna wykorzystuje Akismet, aby ograniczyć spam. Dowiedz się więcej jak przetwarzane są dane komentarzy.